Pranayama

Prana se puede traducir como energía o como respiración, mientras que ayama se traduce como regulación, control o dominio. Por lo tanto, podemos concluir que Pranayama es la ciencia o el arte que enseña el conjunto de técnicas para controlar la respiración y la energía.

El sonido “a” de ayama se interpreta también como expansión, por lo que podemos entender que Pranayama significa también expansión de la energía vital.

La respiración es el puente entre el cuerpo físico y la mente. A través de la práctica del yoga podemos actuar sobre el movimiento y la distribución de prana en el cuerpo e incidir sobre las constantes vitales y la actividad cerebral. De este modo, cuando la respiración se hace más lenta y más profunda, la mente se calma, puesto que es la energía vital que captamos con la respiración la que alimenta la generación de pensamientos en nuestra mente.

“Cuando el prana se mueve, chitta (la mente) se mueve. Cuando el prana está tranquilo, chitta también está tranquila. Por esta quietud (del prana) el yogui alcanza la calma. Por lo tanto debe controlarse vayu (el aire)”.

El objetivo general del Pranayama es controlar el prana (mediante la regulación del ritmo de respiración) y, a través, del control del prana, aquietar y clamar la mente. Otros de sus objetivos principales son:

• Purificar el cuerpo físico y el cuerpo energético (pranamaya kosha).
• Aumentar el nivel de energía (prana).
• Equilibrar los flujos de la energía vital y mental.
• Regular el flujo de las corrientes de prana para estabilizar la mente.

BENEFICIOS DEL PRANAYAMA

El Pranayama es también una práctica física pero con efectos físicos más internos, ya que incide en el sistema respiratorio, el circulatorio, el energético y el mental.

La práctica de Pranayama ofrece múltiples beneficios a nivel físico:

• Mejora la capacidad pulmonar, incrementando la capacidad respiratoria y contribuyendo a una mayor oxigenación de la sangre y de todo el organismo.
• Ayuda a eliminar residuos de dióxido de carbono que generamos al exhalar limpiando el sistema respiratorio.
• Asegura una adecuada circulación de fluidos corporales en riñones, estómago, intestinos e hígado.
• Ayuda a limpiar la sangre.
• Tonifica el corazón, el sistema nervioso y la médula espinal.
• Incide físicamente en una función de masaje al cerebro.
• Da vitalidad.

A nivel energético el Pranayama:

• Purifica los nadis y deshace bloqueos en la circulación de la energía.
• Equilibra la actividad de los canales principales: Ida y Pingala.
• Armoniza prana y apana.
• Activa e incrementa el potencial de los chakras.

A nivel mental:

• Aporta calma y serenidad.
• Mejora la memoria y estimula el rendimiento intelectual.
• Induce a un estado mental profundo que favorece la interiorización, concentración y los estados de meditación.

PURAKA, RECHAKA Y KUMBAKA

Normalmente la función respiratoria es un movimiento involuntario que pertenece al plano de la subconsciencia. Con los ejercicios de Pranayama regulamos voluntariamente el movimiento del diafragma y de los pulmones, dando cabida a una mayor cantidad de aire y de oxigeno y, por lo tanto, también de prana.

En la respiración yóguica, el movimiento que produce la expansión de los pulmones es tanto vertical como horizontal. Este movimiento vertical es debido a un mayor desplazamiento del diafragma (puede llegar a 3 o 4 centímetros, cuando en la respiración normal es de 1 cm aproximadamente).

A nivel físico, este movimiento vertical del diafragma favorece el intercambio de gases en los pulmones debido a una mayor extensión de los alvéolos pulmonares. A nivel mental, una mayor amplitud del movimiento del diafragma se traduce en una respiración lenta y calmada, que a su vez influye en la actividad mental en dos sentidos. Por un lado, los pensamientos agradables permiten la relajación muscular y un mayor movimiento diafragmático y viceversa, una respiración lenta y relajada calma la mente.

Puraka y rechaka hacen referencia a las fases de inhalación y exhalación respectivamente. Puraka (inhalación) es la fase activa de la respiración, ya que llenar de aire los pulmones requiere de la actividad muscular necesaria para desplazar el diafragma y abrir la caja torácica. Durante rechaka (exhalación) el diafragma y la caja torácica vuelven a su posición normal sin esfuerzo. Esta fase es pasiva.

“Parando el prana mediante la retención (de la respiración), la mente se libera de todas sus modificaciones. Practicando esto se alcanza el estado de Raja Yoga (unión suprema).


  • Servicio disponible solo para mayores de 18 años

  • Amarres Infalibles Amarres Infalibles Amarres Infalibles

    Consulte otras formas de pago


Consultas

  • Las consultas se reciben por whatsapp

    Tel +54 011 5780-1510

    En el mensaje indica tu nombre, apellido y fecha de nacimiento

Desde el exterior:
+54 (011) 6063-5588
Desde Argentina:
(011) 6063-5588
Amarres Infalibles
Email: vhr_9@hotmail.com
IR AL FORMULARIO DE CONSULTAS